• Potenciar en el niño/a sentimientos de seguridad y confianza, dando respuesta a sus necesidades biológicas, de afecto y estimulación, de relación y comunicación, de movimiento y exploración, de juego…

    Utilizar las rutinas como ejes globalizadores en torno a los que articulan la acción educativa y trabajar contenidos de distinto tipo